Informació de contacte

dissabte, 2 de novembre de 2013

Recull de premsa FAPA-València 31 d'octubre de 2013 i de nou concentració reclamacions beques

                                                   
Levante

Sólo uno de cada cuatro alumnos de ESO domina todas las competencias básicas
Los escolares de Primaria mejoran 17 puntos en Matemáticas y los de Secundaria avanzan 21 en Valenciano y 17 en Inglés
La Evaluación Diagnóstica que la Conselleria de Educación practicó el curso pasado a los 97.488 alumnos de 4º de Primaria y 2º de ESO de la enseñanza pública y concertada revela que sólo uno de cada cuatro estudiantes de Secundaria (25,3 %) obtiene buenos resultados en las competencias matemáticas y lingüísticas (Castellano, Inglés y Valenciano), un porcentaje que en el curso 2011/2012 rozaba el 30 %. En Primaria, este grupo que domina las competencias básicas se mantiene estable en casi uno de cada tres alumnos (32,2 %).
No obstante, el bloque de niños (9 y 10 años) y adolescentes (13 y 14) con dificultades en todas las competencias se ha reducido. En Primaria cae del 11,3 al 8,5 % y en ESO baja del 15,9 al 13,2 %, de ahí que la comparativa de las dos últimas evaluaciones arroje una mejora.
Las pruebas diagnósticas de la conselleria, que se desarrollaron en mayo pasado, no ponen nota al alumnado. Es decir, la media de 500 puntos no significa que los escolares tengan un cinco, si no que en este umbral se sitúan la mayoría del alumnado del sistema educativo valenciano sostenido con fondos públicos. El avance con respecto al curso anterior se mide en que en Primaria el porcentaje de alumnos por debajo de la media ha caído del 11,3 al 8,5 y en ESO ha bajado del 15,9 al 13,2 %.
Así pues, el objetivo de la misma es conocer las carencias y debilidades, que quedan representadas en los puntos más alejados de la media para efectuar propuestas de mejora. De ahí, que la consellera Mª José Català, dejara claro ayer durante la presentación de los resultados que no estamos ante una «evaluación de los alumnos, ni del profesorado, ni tampoco de los centros, sino del sistema».
Entre el curso 2011/2012 y el pasado, el alumnado de Primaria ha mejorado 17 puntos su competencia matemática, mientras que en el área lingüística su progreso ha sido menor (1,8). En ESO, el mayor adelanto se ha dado en el dominio del Valenciano, que ha crecido 20,7 puntos, y del Inglés, que ha subido 11,2. También se ha mejorado en Matemáticas (4,6) y, aunque levemente, en Castellano (0,2).
En el área de comunicación lingüística los escolares e Primaria pinchan en ortografía (433 puntos) y en composición de textos escritos (486), mientras están por encima de la media en comprensión oral (531) y en morfosintaxis y léxico (533). En Matemáticas van mejor en Geometría (569) y peor en operaciones (468) y estadística (461).
En ESO, sucede al revés, pues en Matemáticas flojean en Geometría (427). En cuanto a la comunicación lingüística, las mayores carencias son en expresión escrita tanto en Castellano (406), Valenciano (442) como en Inglés (419). En esto influye en que entre los 10 y los 14 años se reduce a la mitad los alumnos que leen a diario. Según la evaluación, uno de cada cinco niños de 4º de Primaria lee todos los días, algo que en 2º de ESO sólo hace el 9,7 %
Largo tramo por recorrer
Editorial
31.10.2013 | 00:46
La Conselleria de Educación ha recuperado las pruebas diagnósticas que permiten evaluar el grado de capacitación de los alumnos valencianos. El diagnóstico correspondiente al curso 2012-2013 aporta algunos datos esperanzadores (ha mejorado el conocimiento en matemáticas en primaria) y otros manifiestamente mejorables. No es bueno, por ejemplo, que sólo uno de cada cuatro alumnos de la ESO domine todo el contenido básico: aquel que incluye las matemáticas, el castellano, el inglés y el valenciano. Todavía peor es que los padres se muestren tan condescendientes con el uso abusivo de móviles y redes sociales cuando la mayoría de los estudios, incluido el que ayer hizo público la consellera María José Català, demuestran que el acceso descontrolado a internet acarrea consecuencias negativas en el rendimiento académico.
Los estudiantes valencianos se muestran en general poco habilidosos en la expresión escrita y la ortografía, signo inequívoco de los malos índices de lectura. La evaluación evidencia el efecto positivo de leer, pero también el de actividades extraescolares tan apreciadas como la música y el deporte. La influencia del contexto sociocultural del alumno es igualmente determinante. La familia cuenta. Y mucho. Evitar que el
42 % de los escolares de diez años entre en las redes sociales sin tener edad para ello depende del entorno más inmediato de los niños. Cuando se les evalúa a ellos también se nos juzga a nosotros. Todos debemos, pues, mejorar para no suspender los próximos exámenes.

Los niños con internet en el móvil sacan peor nota
La evaluación del Consell revela que el 42 % de escolares de 10 años entran en redes sociales sin tener edad para hacerlo
Los menores de 14 años no pueden acceder a las redes sociales sin con consentimiento paterno. Sin embargo la Evaluación Diagnóstica revela que el 42 % de los 48.553 escolares de entre 9 y 10 años (4º de Primaria) tienen cuentas abiertas en internet.
El 58 % de estos niños no accede nunca a las redes sociales, el 20 % lo hace algunos días entre semana, el 8 % sólo los fines de semana, el 9 % cuando quiere y el 5 % restante todos los días. Estos dos últimos grupos son los que sacan peores resultados,12 y 25 puntos por debajo de la media. El uso de las redes sociales, así como tener móvil, repercute en las notas. Los escolares de 4º de Primaria que no disponen de teléfono, el 60 %, obtienen resultados por encima de la media (510 puntos), mientras que el 17 % de ellos que cuenta con terminal con acceso a internet se sitúan 18 puntos por debajo del promedio.
En ESO no influye tanto la tenencia de móvil, por contra los que no disponen de teléfono propio (el 8 %) cosechan el peor registro (486). Aquí tal vez haya que tener en cuenta la incidencia del nivel socioeconómico del alumno (a más bajo peores notas).
La concertada se lleva 10,6 millones del recorte en becas
La conselleria y Ciegsa prevén 74 millones para construir y reformar centros docentes, 26,8 más que hace un año
La Conselleria de Educación destinará el próximo año 663 millones a los conciertos educativos con la enseñanza privada, 10, 6 millones más de los presupuestados en 2012. Esta cantidad es similar a los 10,8 millones que el departamento de la consellera Mª José Català recortará en becas de libros de texto y comedor.
Educación prevé gastar en 2014 poco más de 10 millones en becas de libros, 4 menos que en 2013, y casi 46 millones en ayudas de comedor, 6,6 menos que este año. Si se suma la disminución del 9 % en el Bono Infantil para la escolarización de niños de 0 a 3 años, a la que en 2014 se destinarán 27,2 millones (2,6 menos), el recorte en becas para la enseñanza desde Infantil a Secundaria es de 13,2 millones, un 13,2 % menos. En total, el Consell destinará a becas y ayudas de la enseñanza no universitaria 87,1 millones frente a los 100,3 de este año.
El presupuesto global de la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte para 2014 es de 4.010.306.970, un 0,2 % más que este año (7,7 millones de aumento). Català destaca que esta "estabilidad permite desarrollar los proyectos". Mención especial merece la subida del 56,7 % de la inversión real por la construcción de 14 colegios e institutos y las obras del plan de reformas de centros docentes. En total, la conselleria y la empresa pública Ciegsa prevén 74 millones para construir y reformar centros, 26,8 más que hace un año.
Un millón menos para I+D+i
Las cinco universidades públicas recibirán una subvención anual de 665,5 millones de euros, tres menos que el año pasado. El Consell justifica este descenso del -0,4 % por la subida de tasas del 1,1 %. La partida de becas universitarias se mantiene en 16,1 millones. Las ayudas e inversiones destinadas a las universidades para Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) serán de 21,7 millones, 1,2 menos (-5,1 %).


El País                                                       

 

La expresión escrita, talón de Aquiles del alumnado de Secundaria

La evaluación diagnóstica de 2013 refleja una lenta mejora del rendimiento

Los preocupantes datos que avanzó hace 20 días la consejera de Educación, María José Català, sobre los hábitos de lectura de los estudiantes de Secundaria, encajan con los pobres resultados obtenidos en expresión escrita, en la evaluación diagnóstica del curso 2012-13 a la que fueron sometidos 90.000 estudiantes de centros sostenidos con fondos públicos.
Acompañada por los máximos responsables de la evaluación autonómica, Català destacó este miércoles la disminución, respecto a las anteriores pruebas diagnósticas, del número de estudiantes que obtenían malos resultados tanto en matemáticas como en lenguas, que son los dos campos de conocimiento evaluados. Lo que hace este avance es engrosar el grupo más abultado, el de alumnos con resultados intermedios, que en Primaria pasa a ser de casi el 60% y en Secundaria del 61,5%, mientras que el número de alumnos de rendimiento alto baja o se mantiene inalterable.

Diagnósticos

Alumnado. Las pruebas de evaluación diagnóstica del curso 2012-2013 se pasaron a 48.935 alumnos de cuarto de Primaria (34.461 de colegios públicos y 14.474 de privados) y 48.553 de segundo de Secundaria (32.949 y 15.604, respectivamente).
Primaria. El alumnado con dificultades en ambas competencias pasa del 11,3% en 2012 a 8,5% en 2013. El grupo intermedio pasa de suponer el 56,5% del total al 59,3%. El grupo con buenos resultados en ambas competencias permanece en el 32%.
Secundaria. El alumnado con malos resultados pasa del 15,9% al 13,2%. El grupo intermedio crece del 54% al 61,5%. El grupo de mejores resultados disminuye del 29,6% al 25,3%.
Expectativas. El alumnado de Secundaria que piensa realizar estudios postobligatorios (77%) obtiene 519 puntos, frente a los 414 del que no piensa hacerlo (8%), o los 470 de el que no lo ha pensado (15%). En Primaria los resultados van en la misma línea, pero son menos contundentes.
Si se pasa al detalle, y en comparación con la evaluación de 2012, en Primaria destaca la mejora de resultados en matemáticas. En Secundaria, la mejora de competencias es más relevante en lenguas, particularmente en valenciano e inglés. Por el contrario, la ortografía, en los más pequeños, y la expresión escrita, en Secundaria, siguen siendo “el caballo de batalla” y el “gran problema” de los estudiantes valencianos.
En la comunicación lingüística de Primaria, la mayoría de las competencias (comprensión oral, comprensión y composición de textos escritos o morfosintaxis y léxico) mantienen valores que se acercan o superan la media. Ésta se sitúa, al igual que en el Informe PISA, en 500 puntos. En ortografía, sin embargo, se produce un bajón que deja la competencia del alumnado en 433 puntos.
En las competencias lingüísticas de Secundaria hay una constante: Todos los valores están por encima de la media, especialmente en la comprensión oral, que supera los 553 puntos en castellano y valenciano. La expresión escrita, en cambio, se queda en 368 puntos en francés, 406 en castellano, 419 en inglés y 442 en valenciano.
El informe presentado por la consejería detalla también los resultados según contexto. Así se ve que las chicas obtienen siempre mejores resultados en lengua que en matemáticas, y los chicos al revés, como sucede en otras pruebas internacionales equivalentes. En cuanto a actividades extraescolares, quienes practican sistemáticamente música, deportes o inglés, rinden más en las dos competencias examinadas. El exceso de actividades extraescolares tiene un efecto contraproducente.
A partir de la LOMCE se podrán publicitar los resultados de los centros
Respecto a la frecuencia de acceso a las redes sociales o la posesión de móvil, presenta claros efectos negativos en Primaria pero no en Secundaria. Los hábitos de lectura tienen efectos positivos evidentes y existe una clara relación entre las expectativas de estudios posteriores a la ESO y el grado de competencia matemática y lingüística. Quienes solo piensan acabar la ESO, obtienen malos resultados.
La consejera Català destacó que en esta prueba se evaluaba también a la Administración y que, en consecuencia, ésta se imponía deberes, entre ellas “volcarse en los centros donde se detecten peores resultados” y activar nuevos instrumentos para corregirlo. Entre los que ya había puesto en marcha, destacó que, en general, mejoraban resultados los centros que habían suscrito un contrato programa. Por ahora, los resultados de cada colegio o instituto solo podrán ser conocidos por el propio centro y los padres que se lo pidan a la dirección, recordó la consejera. “A partir de la LOMCE, será posible una mayor transparencia”, dijo, es decir, una mayor publicidad.

Las provincias                                           

El rendimiento académico mejora pese al aumento del número de alumnos por clase

La mitad de los estudiantes de ESO accede a diario a redes sociales pese al efecto negativo que tiene el uso incontrolado de internet

Los alumnos de los centros públicos y concertados de la Comunitat han mejorado sus resultados en la evaluación diagnóstica celebrada a finales del curso 2012-2013, el primero en el que se aplicó el aumento de las ratios máximas de estudiantes por aula derivado del real decreto de racionalización del gasto educativo.
La medida, que permite en el caso más extremo hasta 42 estudiantes por unidad en Bachillerato, fue una de las más criticadas por gran parte de la comunidad educativa por incidir de forma negativa en la calidad de la enseñanza. Sin embargo, los datos estadísticos presentados ayer por la Conselleria de Educación chocan con esta idea, tal y como defendió la responsable del departamento, María José Català. «No se experimenta una minoración de los resultados por una mayor ratio. Es una conclusión que también se extrae de PISA», destacó.
La diagnóstica consiste en una serie de cuestionarios que realizan todos los alumnos de 4º de Primaria y 2º de ESO que sirven para medir la adquisición de las competencias básicas más importantes, desde la matemática (números y operaciones, medidas, estadística, geometría, funciones...) hasta la lingüística, que en el caso de Secundaria se divide en castellano, valenciano e inglés. En este apartado se evalúa la compresión oral, la expresión escrita, la ortografía, la morfosintaxis o el léxico, entre otros parámetros. Aunque las pruebas no tienen incidencia académica alguna sí existe una correlación clara con las notas oficiales del estudiante, pues a mayor puntuación mejores resultados en el expediente.
Con esta radiografía del proceso de aprendizaje la administración y los equipos directivos, que reciben un informe personalizado del centro, disponen de una herramienta para detectar puntos débiles en los que trabajar. Por ejemplo, las faltas de ortografía y la expresión escrita están entre los valores con peores resultados, por lo que Educación ya prepara nuevos programas para incidir en estos aspectos, aunque ayer no trascendieron.
La mejora en el rendimiento se aprecia al comparar los datos actuales con los obtenidos en la prueba referida al curso 2011-2012. De hecho, en todas las competencias evaluadas se registra una mayor puntuación, aunque destacan el caso de la matemática de Primaria (17 puntos más) y las de valenciano (+20,7) e inglés (+11,2) de Secundaria. En el resto de áreas evaluadas -competencia lingüística de Primaria y castellano en ESO- el crecimiento es marginal (entre +4,6 y +0,2 puntos).
Además, en el pasado curso se redujeron los alumnos que presentaban dificultades en todas las competencias evaluadas, pasando del 11,3% al 8,5% en Primaria y del 15,9% al 13,2% en Secundaria, otra manera de expresar en datos relativos la mejoría del rendimiento.
En cuanto al alumnado de 4º de Primaria (48.935 estudiantes), destacan en las subcompetencias matemáticas de geometría (569 puntos) y medida (514), mientras que el peor resultado lo obtienen en tratamiento de la información y estadística (461). En cuanto a las relacionadas con las lenguas sobresalen las calificaciones de comprensión oral (531) y morfosintaxis y léxico (533), que contrastan con el déficit de la ortografía (433).
Los de 2º de ESO (48.553 estudiantes) 'suspenden' en geometría (427) pero obtienen buen rendimiento en funciones y gráficas (521) en el apartado de habilidades matemáticas. Respecto a las lingüísticas, ya sea en castellano, valenciano o inglés flaquean en expresión escrita (406, 442 y 419 respectivamente), mientras que en el resto de subcompetencias -comprensión oral, escrita y léxico, gramática y ortografía- obtienen datos positivos. Hay que tener en cuenta que el baremo para expresar los resultados es complejo, al abarcar una horquilla que va desde los 250 a los 680 puntos, situándose la media en 500.
Otra de las conclusiones destacadas de la diagnóstica es que existe una correlación directa entre el nivel socioeconómico y cultural de la familia con el rendimiento del alumno, una idea que se extrae al cruzar los resultados con la información de contexto del estudiante, desde el nivel de estudios de los padres hasta el número de libros que hay en casa. Además, por regla general son mejores los datos de las chicas.
También llaman la atención otras variables que influyen en las notas obtenidas, como las actividades musicales, las deportivas o el acceso a redes sociales. En este último caso destaca el hecho de que el 46% del alumnado de Secundaria afirmó conectarse todos los días a este tipo de servicios. Además, su notas en la diagnóstica fueron menores que las obtenidas por los que no las utilizan o lo hacen de manera controlada o esporádica (fines de semana).
Català insistió ayer en que los buenos resultados responden a la responsabilidad de los equipos docentes y a las iniciativas impulsadas para la mejora del éxito, como el plan de lucha contra el fracaso escolar y sobre todo los contratos programa. De hecho, los centros que los han rubricado, lo que les permite tener más recursos humanos para acciones contra el abandono, tienen incrementos superiores en la mayoría de competencias respecto a los que no disponen de esta herramienta.